¿Has visto Wall-e? Wall-e es una película genial. Te captura desde el primer momento y da muchos mensajes en los que pensar. Sin embargo aunque lo hace de manera exagerada y cómica trata uno de los problemas más importantes que vivimos en el siglo XXI: La obesidad.

La obesidad es una enfermedad bastante grave con un trasfondo importante. Nadie es gordo por error, somos conscientes de nuestra progresión y en muchos casos aceptamos serlo. Es sin duda algo realmente grave. Lo que no nos enseñan es lo grave que realmente es.

La obesidad infantil también es un problema extremadamente grave, no educamos propiamente a nuestros hijos ni les damos de comer bien. La OMS calcula que en 2016, 41 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso. ¡41 millones!

¿Qué son el sobrepeso y la obesidad?

Es importante entender que es el problema antes de enfrentarnos a él. Por definición la obesidad y el sobrepeso son lo mismo, simplemente que se diferencian como niveles diferentes.

Ambos son «una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud». El cúmulo de grasa evita que los órganos puedan cumplir sus funciones, las arterias se tapan y el corazón sufre.

Es una de las enfermedades que crece en la población mundial de manera alarmante. Somos más propensos a engordar que en el pasado, tenemos una vida más sedentaria. El resultado es horrible, cada vez tendremos más sobrepeso.

La Organización Mundial de la Salud ha declarado este problema como una de las grandes crisis del siglo XXI. Existe mucha información sobre este tema, mil consejos. Pero la solución empieza en nosotros y en quien nos rodea.

Todos conocemos a un amigo o familiar que tiene sobrepeso y deja el tiempo pasar: “ya me pondre a dieta”, “tengo que perder peso, me pondré a dieta”. Todo futuro.

He tenido la gran experiencia de conocer grandes cambios de peso y de cuerpo. Clientes que han venido con sobrepeso y que habían podido cambiarlo. Son personas que solo necesitan un empujón, un apoyo y lo han podido conseguir con mucho esfuerzo. No es fácil salir de ese circulo, pero debemos hacerlo. 

De todo lo que he aprendido es que el sobrepeso en adultos muchas veces es un problema psicológico y no corporal. “mens sana in corpore sano

Nuestros hijos no aprenden a comer

Hemos entrado en un ciclo interminable de malos hábitos. La vida sedentaria es nuestro modo de vida en casi todos los casos. La comida se ha vuelto un vicio. Hemos olvidado que el objetivo de la comida es nutrirnos.

La OMS advierte que los niños que son obesos tienden a ser obesos toda su vida. ¿Por qué? ¡HABITOS!, porque es lo que has aprendido. Comer, como cualquier otra actividad se tiene que aprender. Saber que comida es buena, cual es mala. Todos cocinamos lo que hemos comido en casa de pequeños.

Por lo que la obesidad es un problema también de educación. Si no comes las verduras de pequeño, no lo vas a hacer de mayor. Si comes pizza para cenar de pequeño, de mayor también, etc.

Y ahora es cuando el pez se muerde la cola:

Los niños obesos tienden a ser obesos de mayor y las parejas con sobrepeso tienden a tener hijos con sobrepeso. ¡Ojo! que no me refiero que solo la gente con sobrepeso tenga hijo con este problema.

La obesidad infantil está muy relacionada con la disciplina. Si un niño gana la guerra en la comida, si dice que no se come la verdura y al final no se la come y luego come unas patatas fritas, estas fallando como padre/madre.

Prepárate para luchar en un mundo contra ti

Esto lo he hablado muchas veces. Estamos en un mundo donde el 70% de los alimentos son “evitables”. Quizá el 70% es exagerar un poco. Pero no somos realmente consciente de que estamos comiendo y dando de comer a nuestros hijos.

Que no te engañen… esto es una guerra. Cada día tienes que luchar contra la tentación, y cuantas más batallas pierdes más fácil es perder más y más. El ejemplo perfecto es: las dietas las empiezas tú un lunes y acaban cuando ellas quieren un día que bajaste la guardia.  

Es una guerra con pocos aliados normalmente. Eres la media de las cinco personas con quien más te juntas. Si te mueves en un entorno que se cuida, será mucho más fácil tener una vida sana. Si te juntas con gente con malos hábitos, seguramente también los tengas. Siempre hay excepciones. Busca entornos sanos que te ayuden.

Lo primero que debes hacer es asumir si tienes sobrepeso es que debes cambiar. Cambiar no significa ponerte a dieta. Si no cambiar tu estilo de vida. Seamos sinceros, a mi también me encanta comer, y si tienes sobrepeso es que te gusta. Tarde o temprano tanto tu como yo comeremos algo que no debamos. Pero debemos adaptar nuestra vida de manera que comer ese algo malo no nos afecte.

Entonces… prepárate para luchar. ¿tu arma? un estilo de vida sano. Tienes mucho que ganar y mucho que perder. MUCHÍSIMO. No vale eso de mañana empiezas. AHORA O NUNCA. Vamos a preparar tu arma con una serie de guías… ¿list@?

Toda ayuda es buena

No tienes por que luchas solo. Existen muchos profesionales que te pueden ayudar. Últimamente hablamos de aprender a comer no de hacer dietas.

¿Aprender a comer?

Comer bien es más difícil de lo que pensamos. No solo se trata de elegir bien los alimento que fallaremos muchas veces si no que tenemos que encontrar un equilibrio para estar bien nutridos. Además cómo comemos influye en los resultados.

Comer lento hará que nos llenemos sin apenas haber alimentado el cuerpo y comer rápido hará que comamos más de la cuenta. La cantidad de comidas que hacemos, de qué cantidad, etc.

¿Cual es la manera adecuada? ¡DEPENDE!. Siempre depende de cuales sean nuestros objetivos. Si tenemos una tabla fitness personalizada para ganar músculo tenemos que comer mucha proteína y evitando las grasas. Por lo que seguramente comamos alimento muy muy distintos a una persona que busque adelgazar y en una frecuencia distinta.

Lo mismo ocurre con la nutrición de un niño. La obesidad infantil empieza por la mala planificación de la alimentación de los padres. A ellos se les invade con chuches, helados, dulces con una cantidad de azúcar extrema. Ellos van a pedir dulces siempre. El azúcar es adictiva. 

obesidad

Siempre recomiendo acudir a gente preparada en estos temas. Si acudimos a profesionales para cuidar los dientes, al médico cuando estamos malos, por que no a cuidar lo mejor que podamos nuestro cuerpo y el de nuestros hijos. Entrenadores, nutricionistas, y demás profesionales te ayudarán a evitar problemas en el futuro.

Ejercicio VS alimentación

Es verdad que ambos son importantes para una vida sana. Desde el inicio de nuestros días debemos aprender a querer un estilo de vida sano. Recuerda que la obesidad tiene una tendencia a permanecer si se sufre de pequeños.

La alimentación es mucho más importante que el ejercicio, aunque ambos son importantes. El ejercicio debe ser moderado, siempre es perfecto apuntarse a un deporte y poder disfrutar a la vez que cuidamos el cuerpo.

La alimentación es algo más continuo que el ejercicio, todos los días comemos y varias veces. Es importante tener una continuidad que permita al cuerpo tener un equilibrio y no acumular grasas. El ejercicio debe ser practicado de manera habitual. Apuntarse a un deporte en el que disfrutemos nos ayudará a que no nos cueste.

Para los más pequeños debemos enseñarles que el deporte y el ejercicio es algo positivo y además deben aprender que la comida dulce, con mucha azúcar debe ser algo puntual y como un premio. ¡Ten cuidado con las pantallas! Las pantallas son algo propio de nuestra generación. Teléfonos, ordenadores, consolas. Tenemos hábitos muy sedentarios con los que hay que convivir y luchar.

¡CREA HÁBITOS!

Igual que los vicios son costumbres negativas, los hábitos son costumbres positivas. Desayuna fuerte, cena ligero, haz ejercicio habitualmente, elimina tu postre de las comidas. Todo lo que no inviertas ahora en ti lo harás cuando seas mayor.

¿Es tan mala la obesidad?

  • Diabetes tipo 2
  • Enfermedades cardiovasculares e hipertensión
  • Enfermedades respiratorias
  • Cancer
  • Osteoartritis
  • Problemas psicológicos
  • Baja calidad de vida
  • Más dolor de cabeza
  • Problemas de fertilidad
  • Riesgo de parto prematuro
  • Insomnio
  • Baja autoestima
  • Gastritis
  • Problemas de esófago
  • Huesos resentidos
  • Alteración del funcionamiento del hígado
  • Litasis Biliar
  • Hormonas sexuales alteradas
  • Riesgo de corazón
  • ETC….

Todo esto y mucho más lleva por vicios que se crean desde la infancia. Está en nuestra mano cambiar la mayor enfermedad que sufre nuestra sociedad. Se puede hacer una página entera hablando de cada problema.

¡Pon el remedio ahora y no cuando sea tarde!

× ¿Alguna duda?