ENTRENAMIENTO PRE Y POST PARTO

Entrenamiento Pre-Post Parto

La etapa después del parto es un tiempo precioso, pero también resulta ser un momento de grandes cambios físicos, emocionales y de estilo de vida.
Volver a recuperar la figura, la capacidad física y el estado de salud son algunas de las preocupaciones de las madres en el post-parto.
Reiniciar la actividad física es fundamental para una recuperación más rápida. Sin embargo, no cualquier tipo de programa de entrenamiento vale en el postparto. Es muy importante realizar programas adaptados a las características físico-emocionales únicas de esta fase. Y guiadas bajo las recomendaciones de profesionales cualificados en el asesoramiento y entrenamiento de la mujer.

¿CUÁNDO SE PUEDE EMPEZAR A ENTRENAR TRAS EL PARTO?

El inicio del entrenamiento dependerá de diferentes aspectos relacionados con el tipo de parto, experiencia previa, condición física, salud, y conciliación familiar. Se debe tener en cuenta que cada parto, cada situación y cada mujer es diferente y por eso el cuándo y el cómo entrenar va a depender de una multitud de aspectos individuales.

ENTRE LOS PROGRAMAS RECOMENDADOS DURANTE EL POSTPARTO SE ENCUENTRA EL FITNESS DE BAJA PRESIÓN DE LPF.ENTRENAMIENTO POSTPARTO

El sistema LPF combina el uso de otras técnicas rehabilitadoras como la miofascial, la neurodinamia, la propioceptiva y la neuroeducación para dar lugar a un programa de baja presión progresivo y funcional.

ETAPAS DEL POSTPARTO

El post-parto se conoce como el cuarto trimestre del embarazo y se compone de varias etapas o fases.

  • Los primeros diez días tras el parto se conocen como el puerperio inmediato.
  • Entre los días 11 a 42 se conoce como puerperio tardío.
  • El siguiente período, tras aproximadamente seis semanas (lo que viene siendo la cuarentena), es lo que se conoce como puerperio alejado o remoto. Esta fase de postparto tardía puede durar hasta los seis a doce meses tras dar a luz.

Antes de las seis semanas se pueden introducir los ejercicios de contracción del suelo pélvico o ejercicios de Kegel, ejercicios de respiración o de relajación, por ejemplo, recomendados por el personal de cuidados maternal. Pero es luego, tras completar seis semanas u ocho semanas, que se podría comenzar a realizar programas de entrenamiento postparto como por ejemplo LPF si no existen contraindicaciones médicas o intervenciones quirúrgicas que requieren de indicaciones diferentes”.

Durante esta etapa, “en LPF introducimos progresivamente los ejercicios hipopresivos, ejercicios de activación abdominal y ejercicios de fuerza de miembros inferiores y superiores”.

IMPORTANCIA DE REALIZAR UNA VALORACIÓN INICIAL

 Antes de empezar cualquier tipo de actividad física hay que realizar una valoración postparto completa. Esta valoración debe evaluar el estado psicológico y social de la madre, no sólo el aspecto físico. Una valoración completa también debería incluir el suelo pélvico, la diástasis de rectos, dolor lumbo-pélvico y otros muchos síntomas prevalentes en esta etapa.

Y avisan: “el postparto es mucho más que cuarenta días. Puede perdurar hasta un año (o incluso más) tras dar a luz. Por ejemplo, la funcionalidad abdominal completa no se recupera hasta pasados los seis meses. Y tras un año del postparto muchas madres aún presentan dolor lumbo-pélvico y diástasis abdominal”.

De entre los principales aspectos a tener en cuenta durante los entrenamientos postparto se encuentran:

  • La estática postural.
  • Debilidad muscular de miembros superiores e inferiores.
  • Diástasis abdominal.
  • Disfunciones de suelo pélvico.
  • Disfunciones lumbo-pélvicas.
  • Depresión post-parto.

Un equipo multidisciplinar de la salud y del ejercicio físico es la mejor opción para entrenar con calidad y seguridad durante el postparto. Es indispensable hacer una valoración inicial de salud para poder diseñar un programa de entrenamiento a medida, recomiendan.

Gran profesional, buena persona, estoy gratamente sorprendída, no conocía la técnica. 

–Itziar, Dual Link