Perder peso con inusitada rapidez o alcanzar una fortaleza física determinada en poco tiempo lleva a algunos deportistas a entrenar en exceso. Más de lo que su organismo puede resistir. Se trata de una creencia errónea y perjudicial. Hacer ejercicio todos los días afecta a la salud física de los deportistas, que se traduce en una merma del rendimiento, un cansancio extremo y en una paralización del crecimiento muscular, entre otras graves consecuencias. Llevar una vida sana es sinónimo de evitar el sobreentrenamiento. Hay que hacer deporte de manera responsable, moderada. Lo mejor: ejercitarse de tres a cuatro veces por semana, no más. En este caso, más no significa mejor.
Hay que atender seriamente los riesgos para nuestra salud que conlleva sobreentrenar más de lo que deberíamos según nuestra capacidad física, que es diferente según cada uno:

  • Realizar ejercicio en una mayor dosis de lo debido incrementa la frecuencia cardíaca, lo que puede llevar a una taquicardia. No es el único riesgo grave al que se expone nuestra salud.
  • Un claro síntoma se manifiesta en el riesgo a padecer lesiones, que pueden ser de gravedad. El sobreentrenamiento, en determinados deportes o actividades físicas, puede provocar tendinitis. Y hasta es posible sufrir alguna contractura o fractura por estrés óseo, debido a la pérdida de masa de los huesos. Ojo con ello.
  • Entrenar más de dos días seguidos incrementa los niveles de cortisol. Se trata de una hormona catabólica (hace perder músculo) Por lo que para ganar fibra muscular tenemos que minimizar los niveles de cortisol que segregamos y, por contra, aumentar los de testosterona.

Es posible disminuir peso entrenando en exceso. Pero si se sobrecargan las articulaciones y los músculos se corre el riesgo de hacerlo sin quemar grasa. La pérdida de kilos vendrá determinada por la atrofia muscular, es decir, debido al desgarramiento de las fibras musculares. Y la recuperación para este tipo de dolencias es lenta, lo que termina por debilitar al cuerpo.
Al menguar la capacidad de restablecimiento corporal, el sobreentrenamiento ocasiona dolor físico, que puede volverse crónico. También de por vida se puede llegar por este motivo a la fatiga constante, un cansancio que redunda en una merma del rendimiento y origina insomnio. Y la falta de descanso provoca cambios en el metabolismo, así como una recuperación muy lenta.

Expuestos a enfermedades e infecciones

Nuestra salud se expone a más problemas, que ya son unos cuántos. Si entrenamos por encima de nuestras posibilidades nos exponemos a sufrir enfermedades e infecciones respiratorias. Y es que el sistema inmune reduce su fortaleza al encontrarse fatigado y no poder obtener capacidad de respuesta ante los ataques externos.
Una vez leído todo esto, ya te habrás dado cuenta de que no puedes someter tu cuerpo a un castigo constante en la práctica de ejercicio. La solución no es entrenar todos los días, sino dejar un tiempo de descanso prudencial para recuperarse mejor, al menos 48 horas. Solo con el debido asueto, obligado y necesario, los músculos se irán fortaleciendo cada día.

Consejos para desarrollar músculo

Algunos consejos que puedes tener en cuenta para ver los progresos que puedes conseguir pasan por llevar a la práctica una serie de recomendaciones:

  • Combinar la adecuada práctica de ejercicio con una alimentación variada y saludable. Una dieta rica en basada en vitaminas y minerales, tomando proteínas y carbohidratos antes y después de entrenar es la clave. Acompañada siempre de una correcta hidratación.
  • También resulta fundamental dormir, al menos, ocho horas diarias. De esta manera, el cuerpo tendrá tiempo para relajarse y recuperarse adecuada del esfuerzo realizado. Puedes, asimismo, combinar series de ejercicios, alternando práctica aeróbica con entrenamiento de musculación con el objetivo de acostumbrar a tu cuerpo y evitar el agotamiento.

sobreentrenar

A la hora de ejercitarse

¿Cuál es el mejor método de entrenamiento? Existen diferentes fórmulas, ni mejores ni peores. Una de las maneras más idóneas para no sobrecargar tu cuerpo es llevar a cabo una rutina de ejercicios como la que sigue:

  • Al existir cinco grupos de músculos principales que se deben trabajar (piernas, bíceps, tríceps, pecho y espalda), se pueden combinar siempre dándole uno o dos días de descanso. De esta forma, por ejemplo, pueden entrenarse los bíceps y tríceps los lunes; pecho y espalda los martes y piernas los miércoles. El resto de la semana se puede dedicar a la práctica de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos.
  • A la hora de entrenar, incrementa la rutina y la intensidad del esfuerzo de manera paulatina. Solamente así alcanzarás tus metas. No puedes en pocos días conseguir lo que requiere mucha constancia y sacrificio. Se trata de una carrera de fondo.
  • Se puede complementar nuestro entrenamiento los días de descanso con ejercicio moderado, es decir, que no sea de alta intensidad. Como por ejemplo, caminar una media hora o realizar cardio a un nivel adecuado que nos ayude a bombear sangre, a quemar calorías y en definitiva a conseguir una buena recuperación.

Seguir una rutina adecuada y ser disciplinado con ella es primordial para alcanzar nuestros objetivos. Ante todo, fuerza de voluntad y no decaer en el empeño. Pero debemos ser conscientes de que el cuerpo también necesita descansar y recuperarse del trabajo muscular al que le sometemos. Un poco de sentido común no viene mal.
Aprovecha para tomarte un descanso ahora en vacaciones. Puedes pasar un par de semanas tranquilamente sin obsesionarte con perder tono muscular. El trabajo constante que vienes haciendo a lo largo de todo el año no se va a perder en quince días. ¿Lógico, verdad?
Es más, casi resulta una obligación hacerlo. Y si no, toma como ejemplo a los profesionales. Los deportistas de alto nivel se toman cada año unas minivacaciones, un periodo de descanso dentro de su rutina habitual de entrenamiento.

Coger un respiro de vez en cuando también es sinónimo de salud. Si quieres llegar a tono en verano, por ejemplo, puedes hacer lo siguiente: trabajar intensamente tres semanas antes de descansar, y cuando te reenganches, ir incrementando el nivel poco a poco. Volverás con las pilas cargadas dispuesto a comerte el mundo.
Ya hemos dejado claro que para obtener un cuerpo marcado y con crecimiento muscular no es necesario entrenar diariamente. Los progresos que se van obteniendo con el paso del tiempo influirán positivamente en tu autoestima.

× ¿Alguna duda?